Entradas

Silver Economy Avenue

Imagen
Cuando hablamos de las grandes avenidas comerciales del mundo, todos tendemos a pensar en esas grandes calles icónicas que, en el imaginario popular, son sinónimo de consumo. La Gran Vía, los Campos Elíseos, la Quinta Avenida... son algunos ejemplos de esas intensas arterias urbanas por las que discurren riadas humanas, prestas a consumir casi cualquier cosa que se ofrezca ante sus ojos. La mayoría de ellas, además, se identifican con una predisposición favorable hacia productos caros o, al menos, no especialmente económicos. Muchas son las marcas que suspiran por la posibilidad de tener un punto de venta o, al menos, un escaparate en alguna de esas avenidas, frecuentadas por consumidores con capacidad de gasto, tiempo disponible y actitud favorable a comprar con presupuestos superiores a los de la población media. Sin embargo, esas mismas marcas (o, al menos, muchas de ellas) no son capaces de ver otra avenida, indiscutiblemente más poderosa para sus intereses, por la que, no solo tra

Turismo de platino

Imagen
 [Publicado en el número de mayo de 2022 de Informex Informales] Son tres los factores que convierten a los séniors en el target más rentable, en el que el turismo encontrará su recuperación.  El primero es su mayor solvencia económica, superior al resto. Recordemos el dato de los 17.960 euros de gasto medio por persona sénior, 4.000 euros por encima del realizado por los que tienen entre 25 y 49 años. Su disponibilidad a viajar en cualquier época del año es firme, lo que para el sector supone beneficiarse de un mayor flujo desestacionalizado, frente a otros grupos, aún activos laboralmente, y que, por tanto, concentran sus períodos vacacionales en momentos de alta demanda.  El tercer factor es que tienen una mayor diversidad de motivos y alicientes por los que viajar: los séniors no son solo –que también– turismo de sol y playa, naturaleza, gastronomía, cultura… son personas que buscan experiencias que permiten al sector crecer en oferta y atractivo de la demanda.  Los séniors son

El Publicista entrevista a Presidentex

Imagen
  1 La publicidad siempre se centra en las nuevas generaciones de los jóvenes como futuros consumidores. ¿Por qué las marcas emplean estas estrategias cuando a veces muchos jóvenes ni siquiera disponen de presupuesto para adquirir productos? Preferimos pensar que lo hacen por inercia. Han sido tantos años los dedicados por las marcas a idolatrar la juventud que han llegado a convertir unos criterios, evidentemente circunstanciales, en verdades de fe inquebrantables, más propias de una creencia supersticiosa que de un razonamiento mínimamente científico. Si no aceptásemos que lo hacen por inercia, estaríamos dudando de la profesionalidad de muchos directivos de marketing. 2 Hace meses Carlos San Juan, el médico jubilado impulsor de la iniciativa ‘Soy mayor, no idiota’, demandaba más atención para los mayores, tanto desde los bancos como desde la Administración, ¿es de recibo que un adulto tenga que reclamar ese tratamiento? ¿por qué creéis que se ha llegado al extremo de

Pon un sénior en tu plan de medios

Imagen
Cada vez son menos los que discuten que la   Silver Economy   es hoy la gran apuesta para conseguir un plan de marketing ganador.    Ampliar el público objetivo, incluyendo en él al grupo de consumidores más sénior, es una decisión que beneficia a las marcas, a la eficacia de su inversión publicitaria, y a su desarrollo futuro.   Una persona de, digamos 65 años, tiene mucha más capacidad de consumo que un joven de 25 y, sin embargo, resulta curioso que muchos targets comerciales se marcan como límite de edad los 60 años, sin incluir a uno de los sectores que hoy tienen más poder de compra: el de los 60-70. Y a este grupo de edad, por cierto, se le alcanza mejor con medios masivos convencionales que con los digitales.   Para entender esta realidad, basta ver el gráfico de distribución de la población y la renta disponible con la que cuenta cada tramo.  Demos un vistazo a los datos del INE, cuya observación no deja lugar a duda alguna cuando comparamos a los consumidores de 20 a 30 años

El traje nuevo del emperador (en el mercado publicitario)

El traje nuevo del emperador, también conocido como El rey desnudo, es un cuento  escrito por Hans Christian Andersen.  La historia tiene como moraleja el hacer ver que “no tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo dice”. En mis últimos años de profesión me he sentido muchas veces con ganas de ser el niño que finalmente se atreve a decir en el cuento “¡Pero si está desnudo!”. Veo en nuestro sector una vorágine en la que estamos todos metidos, siguiendo unas inercias establecidas y sin pararnos a pensar si la tela del traje del emperador es tan preciosa como algunos dicen. Me pasa muy a menudo, pero voy a poner solo unos ejemplos. La lectura de datos en el mundo digital. Esa forma de inflar los datos sin medida. Usuarios únicos acumulados mensuales (y mundiales, ¿para qué “segmentar” y dar datos nacionales?), los tiempos de consumo se calculan sobre el universo digital en vez de sobre la población total… Los que venimos del mundo de la televisión nos hemos esforzado en ser tremendam

Silver is the new gold

Los mayores de 50 años son el grupo que cuenta con la mejor salud financiera de nuestro país y el que está mejor predispuesto al consumo. Hablamos de la  Silver Economy  y de un target potente, real, con el mayor nivel de renta y con capacidad para decidir la compra del hogar y recomendarla.  Los datos lo avalan. Interesante y dinamizador del mercado. Tanto por el número de individuos que, sobre el total de población, lo componen, como por el gasto en consumo que realizan, supone una oportunidad de oro para las marcas. Y no todas ellas se la plantean como lo que es: el mejor camino para crecer en sus ventas.   Son muchos los anunciantes que no están dando a los  silvers  la importancia que tienen para sus marcas, y también muchos los que no articulan los medios adecuados para alcanzarles. No dirigirse a ellos (con los soportes adecuados, en especial la televisión, a la que los mayores de 50 dedican una media de 4 horas al día) les lleva a perder ese  new gold , desperdiciando buena par

Regreso al futuro

Hace tiempo que sabemos que solo cambia lo accesorio. Sin embargo, día tras día, asistimos a ese espectáculo, orquestado por quienes saben menos de lo que dicen (o, tal vez, sean más listos de lo que parecen), con la intención de distraer a los cada vez más inexpertos responsables de marketing de esos anunciantes aturdidos por una situación de mercado cambiante, a la que no están acostumbrados, ya que su juventud aún no se lo ha permitido. "Solo vale lo nuevo", parecen decir, al unísono, cuantos no son capaces de mirar más allá de unos datos tan poco relevantes como suficientemente enrevesados para que, en su maremágnum, sean el instrumento que genere un creciente estado colectivo de ansiedad y confusión, lo bastante revuelto como para inducir al inocente a mirar solo la corteza, sin escarbar en el fondo de una información cuyo enredo impide esa visión serena y nítida que, a través de los tiempos, ha caracterizado al anunciante serio y reflexivo.  También existen agencias que